Descubriendo el Tantra

Descubriendo el Tantra

Desde comienzos de la década del 2.000 que escuchamos a mucha gente hablar del Tantra y se ha generado una suerte de auge desde allí en España, aunque se trate de una disciplina milenaria.

¿Por qué el tantra es una disciplina que va en aumento?

Cada vez más gente se acerca al sexo tántrico, que tiene como mayores adeptos a una franja etaria que va desde los 35 a los 55 años y tienen ganas de cambiar determinados aspectos que rigen tanto su vida como sus relaciones sexuales, para abrirse por completo a nuevas experiencias y generar nuevos estímulos.

El Tantra va más allá de una práctica sexual en la que se experimenta sentir los estímulos en todo el cuerpo y no solamente en los genitales.

¿Por qué el tantra es una disciplina que va en aumento?

También tiene que ver con una filosofía de pensamiento y conlleva otros conceptos entre los cuales se encuentra el aceptar a los demás e incluso a nosotros mismos, tales y como somos y utilizar todos nuestros sentidos en esos momentos íntimos en lo que generalmente estamos perdidos solo en la sexualidad.

En el siguiente informe nos meteremos de lleno en el mundo del Tantra y desvelaremos cuáles son sus características principales y sus fundamentos, además de cuáles son las falsas creencias en relación a esta filosofía.

¿Qué es el tantra?

Mucha gente suele confundir el Tantra con una práctica sexual en particular o como una disciplina o doctrina, pero nada de eso engloba realmente el compendio de conceptos que le dan significado al tantra.

Se puede entender mejor como una forma de revolución desde nuestro interior, donde lo que se busca es alejarse de todos los preconceptos que se encuentran en nuestra mente, liberándonos de las creencias preestablecidas y de los términos morales que generalmente rigen nuestras vidas.

El objetivo del tantra es llegar a amarnos a nosotros mismos y al prójimo mediante una serie de herramientas que nos permitirán comprendernos y comprender el mundo que nos rodea y poder aceptar, entendiendo que la vida es un conjunto de constantes dualidades, como por ejemplo, lo positivo y lo negativo que nos pasa, la luz y la oscuridad, el sexo y el espíritu entre un sinfín de otros ejemplos.

Así como en la actualidad el Tantra gana cada vez más seguidores y adeptos, en otras épocas de la humanidad estar inmerso en estas técnicas era motivo de persecución, ya que este desafía todos los preconceptos y los credos que siempre proporcionaron las religiones convencionales, investigando la naturaleza humana en su estado puro y es por esto que se la encuentra muy ligada al sexo.

No porque lo favorezca ni lo niegue, sino porque, al entender nuestra naturaleza, se comprende que el sexo es una parte importante de nuestras vidas, algo que sin dudas la espiritualidad de las religiones convencionales echa por tierra y hasta le parece no aceptable.

Amar a tu cuerpo, tu mente y tu alma a través de la liberación de todo aquello que has aprendido desde niño hasta que eres mayor y aceptando, comprendiendo y sensibilizándote, sería el camino que el Tantra busca trazar.

Por lo tanto, con estas experiencias han surgido aplicaciones sobre todo en el masaje. Es el caso del masaje loto que ofrecemos, hemos interiorizado esta disciplina para que en concordancia con nuestras masajistas eróticas se ofrezca una experiencia sensorial a todos los sentidos.

Orígenes del Tantra

El Tantra es una recopilación de diferentes técnicas que tiene como objetivo el despertar de la conciencia que llevó a cabo el místico Gorakh Nath hace unos 5.000 años, momento en el que toda la India, más allá de las religiones, necesitan enfocar sus creencias en la iluminación y la búsqueda de activar la consciencia.

La palabra Tantra significa básicamente técnica, ya que esta termina siendo un compendio de diferentes técnicas que en su recopilación llegaron a ser un total de 112.

Pero esto abarca mucho más que lo relacionado particularmente al sexo y esto se da a entender más que nada en que de ese total solamente una docena de ellas están destinadas específicamente a los encuentros sexuales, dejando entonces un centenar de técnicas en las que entras en juego otros caminos para lograr la iluminación.

Orígenes del Tantra

El Tantra tiene mucho más que ver con la idea de que sus experiencias, sus unidades y sus formas de vida no deben estar enmarcadas en una creencia ni social ni religiosa y es por esto que a lo largo de la historia estos han sido perseguidos por fanáticos religiosos, no solo durante los períodos más históricos, sino también los místicos de la modernidad, entre ellos, uno de los más conocidos, llamado Osho.

Que hoy en día encontremos diferentes corrientes tántricas, cada una con aspectos o personalidad particular, tiene que ver con esta persecución, que hizo que los místicos se repartiesen por China, el Himalaya y el Tíbet entre otros lugares.

El sexo tántrico

Este es uno de los tantos aspectos que reúne la filosofía del Tantra y va de la mano con los conceptos que estas técnicas aplican a la vida, en las que hay que abrirse a utilizar todos nuestros sentidos y ser conscientes de nuestros defectos y virtudes.

El sexo tántrico no está abocado al orgasmo y a la eyaculación, sino más bien a lograr activar todos nuestros sentidos y no sólo la genitalidad y para lograr esto es necesario el acercamiento, mirarnos de frente, besarnos y acariciarnos, para que todo esto vaya despertando en nosotros la pasión necesaria, sin llegar, al menos en primera instancia, a la genitalidad.

El objetivo del sexo tántrico es llegar al máximo nivel de excitación mediante otras vías mucho más espirituales y abiertas de los preconceptos que el sexo tradicional.

Es por eso que también el tantra busca una detención de la eyaculación, en lo que mucha gente denomina como “eyaculación interior”.

Comentar

Tu email no sera publicado. Los campos marcados * son requeridos